Huerta del rey, el pueblo de los nombres raros