El IQS y Harvard desarrollan fármacos que utilizan la luz para eliminar microbios resistentes