El observatorio de Ibiza fue el único en captar un potente bólido tan brillante como la luna llena