Idaira tiene dos años y lucha contra una enfermedad rara