Identifican 3 características genéticas relacionadas con el riesgo de infarto