La Iglesia española, contraria a la eutanasia porque "la muerte provocada no es la solución"