La Iglesia ha registrado 4.500 propiedades a su nombre en diez años