La empresa que generó la nube irritante tenía el plan de autoprotección obsoleto