Iker y Pepe, dos niños unidos por la solidaridad