La impotencia de contemplar la devastación de la riada, desde tu propia terraza