El fuego calcina ya 1.000 hectáreas de los Arribes del Duero