El incendio de Seseña, un mal que se podría haber evitado