Algunos vecinos de Jávea y Benitachell tienen miedo a perder sus viviendas