Incluso cuando su anorexia era evidente, los fotógrafos se peleaban por Georgina