300.000 euros para una paciente ignorada 150 veces en Urgencias