Encuentra a su madre 18 años después gracias a un tatuaje que ella le grabó