La esperanza de los sintecho: "Al dejar la calle comienzas a sentirte persona"