Indignación contra los controladores mientras PSOE y PP se pelean entre ellos