Indignados, contra los derribos