'Indignados' en los hospitales