Inés Fernández, víctima de violencia de género, viva gracias a sus hijas