La infanta se aferra a sus derechos dinásticos tras perder el ducado de Palma