La Infanta Sofía, ¿una princesa Disney?