Con sólo 16 años inventa un sensor para detectar el cáncer en cinco minutos