Ingrid Visser, la jugadora de vóley asesinada, estaba embarazada de tres meses