El ministro de Inmigración francés defiende ante la CE la legalidad de las deportaciones de gitanos