El dilema renovarse o morir ante la competencia de Internet