Investigadores rastrean la presencia de humanos mediante sus excrementos