Investigadores españoles confirman que el estrés prenatal y la obesidad están relacionados