Ninguno de los dos pilotos implicados en el accidente aéreo de Mallorca sabía de la posición del otro