Ishinomaki, ante la tarea titánica de limpiar toneladas de escombros