Los pilotos del JK5022 de Spanair, conscientes de la "chapuza" de los mecánicos