El caso de Jade Goody lleva la lucha contra el cáncer cervical a la conciencia pública