Con 8 años, amasa pan y galletas para comprar una casa a su madre