Japón sitúa la gravedad del accidente de Fukushima al nivel del de Chernóbil