Japoneses, objetivo de atracadores