El torero Jiménez Fortes reconoce que fue un milagro sobrevivir a la brutal cornada