Serrat, con Amnistía Internacional