Con quince años ha coronado las cumbres más altas de cada continente