Jordi Magentí, un hombre depresivo y muy violento