Bretón sigue insistiendo en su inocencia pese a que las pruebas le incriminan