Bretón, entre sollozos y contradicciones