José Bretón, entre sollozos y declaraciones de amor