La mirada de Bretón intimida a algunos de los testigos durante el juicio