“Es una sentencia muy dura”