Juan Pablo II será elevado a los altares seis años después de su muerte