El jurado encuentra culpable de dos asesinatos al falso monje Shaolín