Las acusaciones piden para Basterra y Porta hasta 20 años de cárcel