La Junta controlará Las Tablas de Daimiel para evitar la propagación de un posible brote de botulismo