Justin Bieber posa como un rebelde sin causa